Sabías que internet entra a la argentina desde Las Toninas?

1 año ago  •  By  •  0 Comments

Si está leyendo esta nota, seguramente usted sea un usuario diario de internet. Seguramente tenga cuentas en Facebook, Twitter, Instagram o YouTube. También es muy probable que haga búsquedas en Google. Al realizar todas estas acciones, debe saber que toda esa información pasó por Las Toninas antes de llegar a su computadora, teléfono o tablet.

El encargado de poner en red a la Argentina es Level 3, una empresa proveedora de servicios detelecomunicaciones. Infobae recorrió las instalaciones de la empresa en la ciudad costera junto a dos ejecutivos. A Las Toninas llegan otros tres cables: el South America-1 de Telefónica, el Atlantis 2, perteneciente a un consorcio de compañías europeas y estadounidenses; y el Bicentenario, de la uruguaya Antel y la argentina Telecom. A partir de esto, llega Internet a todo el mundo.

Ya refutado el pensamiento general de que internet se transmite de manera satelital, ahora hay que explicar otra cuestión que costará dimensionar: el tamaño del cable es similar al de un pelo. Lo que se ve tiene 7 cm de diámetro, pero el cable propiamente dicho es de tamaño ínfimo. Es de fibra óptica y tiene cuatro pares de hilos finos que transmiten la información en forma de luz, que viene de diferentes partes del mundo.

Este cable, sale del edificio de Level 3 en Las Toninas, recorre 1.800 metros por debajo de las calles y la arena cubierto con una protección de hormigón hasta llegar al mar, donde se extiende hasta la ciudad brasileña de Santos.

¿Cómo se coloca?

Los cables están bajo tierra y a 4.000 metros de profundidad en el océano. Se instalan con grandes barcos que, siguiendo las rutas marítimas, arrastran el cable de un punto a otro. Aquí en Argentina, un punto de instalación está en Las Toninas y el otro en Santos, Brasil. Se instaló en el 2000 y debieron trabajar robots para llegar a tanta profundidad marítima.

¿Qué pasa si el cable se rompe?

Lo primero que hay que decir es que es una situación que sucede muy poco. En promedio, el cable tiene una dificultad cada 5 años. En caso de que suceda, Level 3 tiene un anillo en toda Latinoamérica que le sirve de protección. Entonces, si ocurre algún corte en el océano Atlántico, el tráfico sale por el Pacífico y viceversa. Hay multiplicidad de caminos que no permiten que un sector del mundo se quede sin internet. Para que esto suceda, debería haber dos cortes y, según explica Ernesto Cursi, vicepresidente de Service Management de Level 3, “las posibilidades son ínfimas”.

El proceso de reparación puede tardar 20 días: se envían barcos con expertos y utilizando ganchos y robots se levantan las dos puntas para poder arreglarlo.

Este cable, sale del edificio de Level 3 en Las Toninas, recorre 1.800 metros por debajo de las calles y la arena cubierto con una protección de hormigón hasta llegar al mar, donde se extiende hasta la ciudad brasileña de Santos.

¿Cómo se coloca?

Los cables están bajo tierra y a 4.000 metros de profundidad en el océano. Se instalan con grandes barcos que, siguiendo las rutas marítimas, arrastran el cable de un punto a otro. Aquí en Argentina, un punto de instalación está en Las Toninas y el otro en Santos, Brasil. Se instaló en el 2000 y debieron trabajar robots para llegar a tanta profundidad marítima.

¿Qué pasa si el cable se rompe?

Lo primero que hay que decir es que es una situación que sucede muy poco. En promedio, el cable tiene una dificultad cada 5 años. En caso de que suceda, Level 3 tiene un anillo en toda Latinoamérica que le sirve de protección. Entonces, si ocurre algún corte en el océano Atlántico, el tráfico sale por el Pacífico y viceversa. Hay multiplicidad de caminos que no permiten que un sector del mundo se quede sin internet. Para que esto suceda, debería haber dos cortes y, según explica Ernesto Cursi, vicepresidente de Service Management de Level 3, “las posibilidades son ínfimas”.

El proceso de reparación puede tardar 20 días: se envían barcos con expertos y utilizando ganchos y robots se levantan las dos puntas para poder arreglarlo.

Si bien se debe pensar que semejantes equipos y algo tan trascendental como la conducción del internet debería ser custodiado con gran seguridad, en la planta de Level 3 trabajan solamente 6 personas: tres ingenieros, dos de seguridad y una de mantenimiento.

Una curiosidad: la conexión en la ciudad balnearia no es mejor ni más rápida que en cualquier otro punto del país, aunque sean la “puerta” de entrada del internet. Además, Level 3 no es el proveedor de la zona, sino que Cablevisión e ITV lo son.